Agencia de publicidad en Monterrey.

Como emprendedor o freelancer es común encontrar clientes que nos hacen dudar de nuestra capacidad y habilidades, al grado de sentirnos incómodos en el proceso de trabajar con ellos. En ocasiones, por necesidad soportamos a este tipo de personas, sin embargo debemos evitarlos a toda costa. ¿Cómo puedes evitar o manejar a un cliente complicado? A continuación encontrarás un listado de 5 tipos de clientes con características y experiencias que he encontrado en #ClientesComplicados.

1. “Es que ya trabaje con alguien más pero no me gusto su trabajo así que ando buscando alternativas”.

Hay ocasiones en que llegan clientes que pasaron por un pésimo servicio o el producto final no fue lo que esperaban, tuvieron la experiencia de trabajar anteriormente con alguna agencia o freelancer y es ahí donde nosotros debemos aprovechar para cobijarlo, ofrecerle un servicio de calidad y sobre todo mantener una relación a largo plazo en la que podamos brindarle soluciones creativas.
Pero ¿Realmente el cliente busco a otro proveedor por que no hicieron un buen trabajo o por que no pudieron cumplir sus caprichos? Esto es algo que a menudo sucede, hay muchos clientes que interfieren en el proceso creativo o en el proceso de desarrollo del proyecto y no permiten trabajar de una manera adecuada a la agencia o al freelancer, desde el primer momento en que el cliente interfiere y quiere decretar ideas es un mal augurio. Hay una gran diferencia entre las sugerencias y los decretos.
OJO: El hecho de que un cliente interfiera tan minuciosamente en el proceso creativo ocasiona un pésimo resultado final; el cliente pide miles de cambios, nada de lo que realizamos le parece, y empieza a hacernos dudar acerca de nuestro trabajo y capacidad como expertos, es por ello que ninguna de las agencias con las que ha trabajado logra entregarle un trabajo que sea de su total agrado.

2. ¿Crees que me puedas quitar el IVA? Por que el costo incrementa mucho y aparte yo no ocupo factura.

Esta es una pregunta que nos han hecho en ocasiones diferentes, es algo muy molesto y la respuesta obvia es NO. Una persona con responsabilidades fiscales no puede quitar el IVA al costo de un producto o servicio, todo lo que compramos por más mínimo que sea incluye IVA.
Imagina llegar a un Oxxo, comprar una CocaCola y pedirle al cajero que le quite el IVA al producto por que tu no ocupas factura. ¿Qué loco, no? El mismo caso ha sucedido con diferentes clientes que siempre buscan reducir costos y “regatear” como se dice coloquialmente en Monterrey. Si este caso se presenta, mantén tu postura firme sobre tu costo y obligaciones fiscales y aléjate de ese tipo de clientes que a toda costa trataran de reducir el costo.

3. No tengo tiempo para atenderlos.

La colaboración y trabajo en conjunto con el cliente es importantísimo. En RegiosDigitales nos apoyamos siempre con los clientes en el proceso de un proyecto, por que necesitamos de su conocimiento y sobre todo colaboración para comprender el enfoque de su negocio, hay decenas de clientes que contribuyen en el proceso y gracias a eso el tiempo en el que se desarrolla el proyecto es eficaz, sin embargo, no todos los clientes tienen tiempo para nosotros, o al menos eso parece.
Hay proyectos en donde los tiempos de entrega son de 4 a 6 semanas pero gracias al poco apoyo del cliente se puede llegar a extender hasta 3 meses, esto para nosotros representa la poca importancia que el cliente le atribuye al proyecto en desarrollo, así que si tienes clientes de este tipo debes ser muy claro con ellos, hazles saber que el tiempo es de suma importancia para poder concluir un proyecto de manera exitosa.

4. ¿Cómo qué eso no lo incluye?.

Existen personas que quieran aprovecharse siempre de las situaciones, es por eso que debes establecer los alcances de cada servicio que vendes antes de empezar a trabajar con un cliente, debido a que siempre existe algún “aprovechado” que quiera obtener más por menos.
Te pongo en contexto, imagina que te llama un cliente y te dice que quisiera una página web para su empresa, por lo tanto cierras un acuerdo con él para hacer una página web empresarial, sobre la marcha y casi finalizado el proyecto, el cliente te hace la pregunta, ¿Oye, en dónde ira el apartado de la tienda en línea? En ese momento todo está mal, debido a que cuando comenzaron el proyecto la idea era desarrollar una página web empresarial, totalmente informativa, de un momento para otro el cliente te exige que integres la funcionalidad de venta en línea en su página web, pero tu argumentas que en ningún momento le ofreciste ese servicio, por lo que el cliente se molesta y te hace saber su sentir de que el servicio que estás proveyendo es pésimo y encima lo engañaste. ¿Qué harías en esta situación? Por supuesto que no debes acceder, debes mantener tu postura y hacerle saber que si requiere una tienda en línea deberá pagar por ese servicio.
Puedes tratar de llegar a un acuerdo con el cliente, como una extensión de pago, un descuento o algo similar para que el proyecto pueda salir adelante, pero nunca regales tu trabajo.

5. El cliente que es diseñador gráfico profesional.

Como agencia de diseño y publicidad tenemos todo un equipo creativo que se encarga de proponer, conceptualizar y crear marcas que sean escalables y justificables. En el mundo del diseño todo tiene una razón de ser, por mínimo que sea el detalle en una marca, tiene una justificación válida. Nuestro proceso de branding ha ido madurando a través de los años, al grado en donde tenemos una metodología de trabajo establecida con procesos definidos.
En algunas ocasiones hay clientes que intervienen en el proceso creativo, lo cual es totalmente aceptable, sin embargo no al grado de querer involucrarse en cada paso del proceso de diseño. Esto puede truncar el desarrollo de un proyecto de branding, ya que al no empatar ideas cliente-agencia puede ser muy complicado el llegar a una idea final.
En estos casos debes de hacerle saber a tus clientes hasta donde ellos deben colaborar, un brief y moodboard previo es suficiente para poder desarrollar una marca justificable, marca tu límite con el cliente, mantenlo tranquilo y hazle saber que eres un profesional; que trabajarás para lograr y cumplir lo que el tiene en mente.

En conclusión, convierte al cliente en el héroe de tu historia.

Debemos tomar en cuenta que al final del proyecto, el cliente es quien estará satisfecho o no satisfecho, así que no todo debe ser una lucha interminable por saber quien ganará o quien tiene la opinión correcta, debes preocuparte por tu cliente a toda costa y si quieres que una relación funcione trata de entenderlo y haz que el también entienda el proceso de tu trabajo, recuerda que nuestro objetivo como agencia creativa no es trabajar para el cliente, sino trabajar en conjunto con el cliente.